ARAGÓN, IZQUIERDA Y SOBERANIA

079

Hoy es un día de recuerdos históricos, de celebraciones partidarias, de indignación, de rebeldía, de tantas y tantas cosas que como no también tiene que ser un día abierto de par en par a la esperanza. 

Después de unas elecciones europeas, que parecían un simple tramite para que el sistema se siguiera perpetuando, la ciudadanía en parte, se despertó y voto no “contra el otro”, que es lo que se venía haciendo en el pasado, voto por el futuro, voto con rabia contenida, voto contra la explotación, voto contra la especulación, voto contra la (como dicen algunos) “la casta política”, así voto la ciudadanía.

Desgraciadamente después de tantos años luchando por conseguir una sociedad más justa, más igualitaria, más libre, solo hemos conseguido que los “instrumentos” creados para conseguir esos cambios se diluyeron en el sistema que querían eliminar.  La moqueta, los coches oficiales, los palmeros de turnos, consiguieron alejar de la realidad a líderes forjados en la transición que no supieron hacer frente a esos cantos de sirena con la ideología, que poco a poco fueron perdiendo en pos de seguir disfrutando de las bondades del sistema capitalista burgués.

En nuestro país paso lo mismo que a nivel estatal, toda la fuerza de la razón que ganamos en las calles, fabricas, obras y aulas contra la dictadura, se fue perdiendo con el pasar de los años.  Las estructuras de los partidos exigían moderación en los planteamientos ideológicos, de ese modo se podrían conseguir más votos de ciudadanos que de otro modo nunca votarían esas “marcas políticas”, de ese modo los instrumentos del cambio que debieron ser los partidos de clase, se fueron convirtiendo poco a poco, china chana, en una parte más del sistema capitalista burgués.  Pero aquí falta otro dato, la parte sindical.  Si los partidos políticos eran los ejecutores del cambio, los sindicatos de clase eran la vanguardia de la clase trabajadora, que como estructura cerradas y controladas, les ha pasado lo mismo que a los partidos políticos llamados de izquierda.  

La falta de militancia activa en los partidos y sindicatos no se debe a que la ciudadanía no este interesada en la política, es sencillamente que no ven a esos instrumentos como “motores de cambio”, sino como parte del problema existente.  La militancia activa con el pasar de los años, paso a ser simplemente “afiliado”, “pagacuotas”, etc… que era llamado a depositar su confianza en “los elegidos” por la dirección o popes del partido.  Todo aquel que de una forma u otra mostraba su malestar con el sistema interno, porque no podemos denominar democracia interna a algo que no existe, era apartado, perseguido, difamado, etc… y mostrado como enemigo de la “verdad absoluta” que la dirección del partido había decidido en sus órganos controlados.  

También es verdad, que muchos de nosotros que venimos de la lucha contra la dictadura, pensábamos que podríamos cambiar poco a poco, china chana, esa dinámica, que podríamos conseguir recuperar la ideología y el debate interno sin enfrentamientos personalistas, pues nos equivocamos, solo conseguimos como en el caso del armadillo, que el aparato se cerrará en si mismo y esperase la disolución y marcha de los críticos al sistema imperante.  Eso si, pasado ese tiempo, el aparato y todos sus acólitos palmeros se vuelven a reactivar en busca del espacio que le suministre “savia” para seguir subsistiendo del sistema, aunque para ello tenga de ceder parte del pastel.

¡¡¡ Y en estos que llegan las europeas !!! y todo aquello por lo cual han peleado corre el peligro de venirse a bajo.  Las alarmas empiezan a sonar en los mesas camillas, los palmeros se empiezan a preocupar por su futuro, los afiliados se empiezan a preguntar que ha pasado para que la ciudadanía no siga confiando en ellos, incluso algunos han “traicionado” en la intimidad a sus jefes y han votado en libertad, eso si, sin que nadie se entere.  

Después de todo este rollo, que espero no te lo tomes totalmente en serio, se nos abre una vía de cambio, un camino a recorrer, una meta a conseguir.  Para ello, se debe de dejar de lado los personalismos reinantes, la pelea por los puestos en listas, la búsqueda del beneficio personal antes que el colectivo, la imposición del pensamiento único, etc… y una vez conseguido todo esto, empezar a trabajar juntos, decidir, si DECIDIR todo juntos que camino recorrer, que meta conseguir y que medios utilizar para conseguirlos, siendo conscientes que nadie es más que nadie y que prima la colectividad ante el individuo.

Solo un componente más a todo lo anterior, Aragón no debe de seguir siendo “delegación” de nadie ni de nada, como tampoco se puede quedar aislado de los procesos de cambios que se tienen que generar para conseguir que la ciudadanía sea de verdad soberana a la hora de tomar decisiones y que los librepensantes no sean la excepción, sino la regla.  

Para terminar una frase que hace muchos años un gran amigo y militante me dijo:  “no pienses como comes, come como piensas”. Desgraciadamente durante muchas décadas e incluso en la actualidad, algunos “líderes”, esta frase la han aplicado al revés.

Salut y ENTALTO ARAGÓN LIBRE SOCIALISTA Y SOBERANO 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s